El agente Elvis Presley: 40 años de conspiraciones

por Favio M. Campos (@FavioM_Campos)

Ilustraciones: Fernando Nievas (fmanievas)
Instagram: @yonfrula

 

La era de youtubers está arruinando una generación de conspiracionistas. Prácticamente, todo aquel famoso que fallece repentinamente ha sido víctima de un sacrificio Illuminatis al descubrir algo que involucraba a grandes personajes de la elite y blablablá, repitiendo lo mismo una y otra vez. Aburren. Aunque el rock tiene en su haber numerosas historias  rodeadas de misterio, como la de “Paul Está Muerto” o “Courtney Love asesinó a Kurt Cobain”, pero también en cuestiones de teorías de conspiración el Rey sigue siendo el Rey. Elvis está vivo, aseguran muchos, y para que una creencia de este calibre perdure en el tiempo, tiene que venir acompañado de una buena narración, testimonios, archivos clasificados, misteriosos hombres del Gobierno y diferentes pruebas que refuercen sus conjeturas. Muchos son los que hicieron carrera con el caso y hasta pusieron en juego su reputación para descifrar uno de los más grandes enigmas del rock and roll que comenzó un 16 de agosto de 1977 en la mansión de Graceland.

1 (3)

Teoría clásica

 Tal vez una de las más firmes defensoras de esta teoría (y de las principales en lucrar con ella) es Gail Brewer-Giorgio, quien escribió los libros Is Elvis Alive? en 1988 y Los Archivos de Elvis en 1990, y se encargó de los guiones en diversos especiales para televisión.

Según su primera hipótesis, el cantante decidió falsificar su muerte cansado de la popularidad. Su investigación inicia dos años después del fallecimiento de Elvis Presley, cuando Gail escribió una novela llamada Orion. La trama consistía  en una estrella de rock que decide un día falsificar su propia muerte para poder librarse de la fama.

Las características físicas y psicológicas del protagonista estaban claramente inspiradas en Elvis y en la leyenda de la supuesta falsedad de su fallecimiento. Lo extraño surge cuando un misterioso comprador adquiere gran número de esos ejemplares en diferentes librerías. Gail, sin encontrar explicación ni datos del hombre, decide investigar bajo la sospecha de que la muerte de Presley podría ser una farsa y alguien está preocupado que su libro exponga datos acerca de la puesta en escena.

Al comenzar a indagar, descubrió que un músico con el registro de voz similar a la de Elvis, junto con sus característicos movimientos, estaba comenzando su carrera y, curiosamente, se hacía llamar Orion. De identidad desconocida, ya que en todas sus actuaciones utilizaba un antifaz, comenzó a preguntarse si ese personaje era el mismo Elvis.

Pero en realidad quien estaba debajo de la máscara era Jimmy Ellis, que junto con su discográfica usaron como táctica de marketing jugar con el público alimentando esta teoría para vender más discos, sin afirmar ni desmentir nunca nada en los primeros años. Pero un día, cansado de no ser tomado en serio y con la intención de hacer carrera con su propio nombre, Ellis se separó de su sello y se quitó la máscara frente un gran número de personas jurando no volver a usarla. Como a nadie le interesaba su verdadera identidad la carrera de Ellis cayó en picada, y aunque en los ´90 volvió a ponerse el antifaz intentando recuperar la fama, Orion había perdido su encanto. En 1998 mientras trabaja en su casa de empeño fue asesinado durante un robo.

2 (2)

Pero Brewer-Giorgio no se había quedado con esa jugada publicitaria e hizo investigaciones  durante los años ´80 cuyos resultados los plasmaría en Is Elvis Alive?

Las conclusiones a las que llega la autora incluyen numerosos informes sobre avistamientos de El Rey en lugares como Kalamazoo y Michigan; declaraciones de testigos que “confirman” que durante el sepelio, en lugar del cuerpo de Elvis Presley, se encontraba un maniquí de cera en el ataúd y que comenzó a derretirse debido al calor del lugar; otro punto que resalta es que cuando Elvis fue llevado al hospital en agosto de 1977 una enfermera lo miró y no lo reconoció. Se presume que era una fan que sabría identificarlo. Pero lo más picante de lo que asegura Brewer-Giorgio es que fue amenazada por hombres del Gobierno para que no hable. Incomprobable, claro está.

La causa de la muerte fue reportada como el resultado de un ataque al corazón, pero desde entonces se cambió a la de una sobredosis accidental de drogas; y a lo que más relevancia le da es que la lápida debería tener el nombre “Aaron”. Sin embargo, está escrito como “Aron” y nadie lo corrigió. La razón por la que este detalle llama la atención tiene que ver con que Elvis era muy supersticioso y, según se dice, poner el nombre de una persona en una tumba llamaría a la muerte. Su libro de numerología desapareció junto con el de farmacopea y su biblia personal.

Por otro lado, Monte Nicholson (un veterano investigador de Los Angeles) se acercó a Glaceland para averiguar sobre los rumores de un helicóptero saliendo de la mansión el día que se declaró muerto al cantante. Uno de los vecinos aseguraba no sólo haberlo visto, si no también tener en su poder fotos de Elvis hablando con importantes hombres del Gobierno. Nicholson pactó una cita para ver esas fotografías pero el informante nunca se presentó y jamás pudo volver a localizarlo. El resultado de esas y otras investigaciones quedan documentados en el libro Elvis Assignment. Finalmente, Nicholson compara notas con Brewer-Giorgio y le dan forma a la teoría de conspiración.

Entre los nuevos datos recolectados se encuentra el certificado de defunción, que además de tener erróneamente el peso de Elvis (indicaba 74kg cuando en realidad pesaba 113kg), la letra escrita a mano indica que es la del propio cantante, adjuntando los testimonios de importantes peritos caligráficos que lo certifican, y la prueba de que Elvis había sacado en el último tiempo un millón de dólares en efectivo. Sumado a que el cantante iba a comenzar una nueva gira en un par de semanas y no había programado ningún ensayo ni se había contratado a los músicos: algo extraño para un artista de su talla.

3 (2)

También exponen grabaciones telefónicas en donde una voz similar a la de Presley y con datos posteriores a la fecha de su fallecimiento habla sobre su desaparición. Otra vez suman los resultados de expertos que también concluyen que es el mismo el músico hablando, comparando el audio con las conferencias de prensa del cantante.

Pero lo más llamativo de la nueva información son los archivos desclasificados del FBI. Los mismos están fechados desde 1956 hasta 1983 con más de 1400 páginas, de las cuales unas mil son de 1976 a 1982. El resumen de estos documentos junto con las demás pruebas llevan a concluir que Elvis Presley era un agente encubierto del Gobierno de los Estados Unidos, y que en la carta que le envió al entonces presidente Nixón le ofrecía sus servicios, y se basan también en que años atrás Vernon Presley (padre de Elvis) había realizado un negocio fraudulento con el jet privado del cantante junto a Frederick Peter Pro, miembro de una peligrosa mafia de Memphis conocida como La Fraternidad. El nombre de esta persona aparece seguido en los archivos del FBI.

Bajo la Operation Fountain Pen, Elvis investigó y ayudo a juntar pruebas para poder capturar a los miembros de La Fraternidad, y la cronología de los hechos que defienden es más o menos así: en marzo de 1977 el músico comienza a llamar a sus seres queridos en un tono que les haría pensar tiempo después a una despedida; el 26 de junio del mismo año realiza su último concierto; en julio finaliza la investigación a Frederick Peter Pro y queda en libertad por falta de pruebas; en agosto Elvis envía una desesperada carta al presidente Carter en donde le pide una reunión de urgencia; el 15 del mismo mes se reabre la causa y se lleva al gran jurado las pruebas de la Operation Fountain Pen; al otro día Elvis Presley es declarado muerto; dos meses después todos los miembros de La Fraternidad son detenidos y enjuiciados.

En 1994 25 investigadores independientes conforman La Comisión Presley. Entre sus integrantes se encontraban Gail Brewer-Giorgio y Monte Nicholson, que también en conjunto llegan a la conclusión de que Elvis no falleció el 16 de agosto de 1977 en Graceland, y elaboran una cadena de hechos de sus últimas horas, que incluyen una repentina y misteriosa visita al dentista, una observable energía, buen ánimo y distintas inconsistencias en los testimonios sobre cómo se encontró el cuerpo, su vestimenta en el momento y las condiciones en la que se encontraba. Bajo estas conclusiones, la comisión pidió que se reabra el caso.

Teorías modernas

 Para la segunda mitad de los ´90 otra teoría apareció dando inicio a un nuevo circo mediático. La periodista de Fox News Suzanne Stratford entrevistó al psiquiatra Donald Hinton, que no solo aseguraba que Presley continuaba con vida, sino que estaba bajo tratamiento médico con él y se hacía llamar Jesse Garon. Afirmaba que el mismo cantante le pidió que revele esa información y que eventualmente iba a reaparecer para explicar personalmente qué había sucedido. Como era de esperarse, poco tiempo después Hinton también publica un libro llamado The Truth About Elvis Aaron Presley en conjunto con “Jesse”. En el mismo adjuntaba manuscritos de su paciente con una letra muy similar a la del músico, y una foto en la que se veía a hombre mayor cargando a un niño, asegurando que era el aspecto que el cantante poseía actualmente.

4 (3)

Al ponerse en tela de juicio su identidad, Hinton presenta una muestra de sangre de su paciente. La familia Presley se rehúsa a hacerse una prueba de ADN, y es un amigo del cantante quien entrega un viejo jean con una mancha de sangre que pertenecía al músico. Junto con las muestras de la autopsia, los resultados de los expertos no son concluyentes. Pero informan que tampoco coincidían las muestras que se encontraban en el pantalón con las que se extrajeron cuando examinaron el cuerpo el día de su muerte.

Aunque tiempo después apareció una mujer que decía ser la hija de Vernon Presley (por ende la media hermana de Elvis) y aseguraba que Jesse Garon era quién decía ser y se realizaron otras pruebas de ADN: el músico nunca hizo su aparición y Jesse desapareció en diciembre de 2003 cuando Hinton anunció una conferencia de prensa de Elvis Presley.

Actualmente se maneja la teoría de un anciano que trabaja en la zona de Graceland, luego de que se publicaron videos en youtube. Además de tener la misma edad que tendría Elvis hoy, y a pesar de su barba, canas y el sobrepeso, se encuentra un gran parecido físico y curiosamente se lo ve cantando con una voz tan similar que parece cerrar todo. Claro que hay videos en donde esta persona confirma no ser Elvis Presley pero a nadie le importa mientras sigan aumentando las suscripciones de los jóvenes conspiradores.

La imagen del Rey del rock and roll trasciende todos los ámbitos fuera de la música. Un artista de esas características no puede haber fallecido como una persona normal tirado en el baño de su casa, tiene que haber algo más. Y aunque la mayoría de las pruebas se pueden refutar fácilmente o carecen de fuentes confiables, siempre la historia va a tener su atractivo y dejaremos que nos mientan una y otra vez. Porque Elvis Aaron Presley no murió.

Vive por siempre en nuestros corazones conspiranoicos.

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>