Expecto Patronum al patriarcado

[Harry Potter. Hermione Granger. Feminismo. Patriarcado. Hogwarts. Minerva McGonagall. Luna Lovegood. Ginny Weasley Molly Weasley. Nymphadora Tonks. JK Rowling]

por Melanie Priscila (@kitanawuins )

Draco dormiens nunquam titillandus.[1]

Harry Potter es una saga que le pasa el trapo a varios libros que están en la sección de adultos en la que se habla de filosofía, de educación, del alma, de depresión, de luchas sociales, del bien y del mal, de resistencia y militancia, de amistad, de amor y sí, de feminismo. Si bien no van a encontrar la palabra Feminismo por más Control+F que hagan, los libros están repletos de guiños de girl power y glitter violeta mágico, por supuesto.

Si googleamos “feminismo y Harry Potter” seguramente nos salgan cosas relacionadas a Hermione, pues es la principal referente femenina (y feminista) de la historia. Y no solo eso, además lleva adelante la PEDDO (Plataforma Élfica de Defensa de los Derechos Obreros), una organización en la que está ella sola luchando por mejores condiciones laborales y de vida de los elfos de las cocinas de Hogwarts.

Si bien es blanca, viene de una familia económicamente estable y es ultra inteligente, Hermione se encuentra con barreras discriminatorias nuevas y no tan nuevas. Su principal batalla es la que libra contra todos los mugglefóbicos por no ser hija de magos, a pesar de ser mucho más resuelta que los de alto linaje. Hermione también se siente insegura de su cuerpo, aprovecha un encantamiento para acortar sus paletas porque las considera muy largas, le da un poco de vergüenza ponerse vestido para el Baile de los Campeones y no sabe muy bien cómo afrontar su relación con Ron. En esta frase, podemos ver claramente cómo está harta de que todos a su alrededor se midan los miembros para demostrar masculinidad y a su vez nos da un hermoso mensaje: “las varitas mágicas sólo son poderosas si lo son los magos que las utilizan, pero a algunos les gusta jactarse de que la suya es la más grande y la mejor.”

Pero existen muchos más personajes y situaciones en las que podemos advertir chispas feministas: Minerva McGonagall, jefa de la casa Gryffindor, profesora de Transformaciones, con una voluntad y una fuerza tremendas. Minerva tiene una fachada que puede pasar por conservadora y dura, pero vela por los derechos, la justicia y el bienestar de los alumnos en todo momento[PD1] , como la vez que permitió a Harry ser Buscador del equipo de Quidditch aunque estuviese en el primer año o cuando autorizó a Hermione a usar un giratiempo[2] para que pueda tomar clases que se dictaban en los mismo horarios.. En “Harry Potter y las reliquias de la muerte” ella lidera el ejército que protege a Hogwarts de seguidores de Voldemort y se trenza en una batalla con Severus Snape. McGonagall sin dudas es una gran exponente de la fuerza de una mujer independiente, sagaz, brillante y empática.

Luna Lovegood y Ginny Weasley son de la misma camada, y si bien muy diferentes, son dos identidades femeninas a destacar. Ginny es la hermana menor de los Weasley y demuestra gran valentía, independencia y le importa bastante poco lo que piensen de ella. Además es una gran jugadora de Quidditch. Las ventajas de crecer y hacerse lugar en una familia con 6 hermanos varones: “lo bueno de crecer con Fred y George es que acabas pensando que cualquier cosa es posible si tienes suficiente coraje”. En la saga, se cuenta que sale con muchos chicos e incluso es increpada por Ron, a lo que ella contesta, en un tono muy educado (o no) que su vida amorosa no le incumbe. No es un personaje pasivo e incluso avanza su relación con Harry metiendo bastante el pecho, literal y metafóricamente , y además suelta cuando tiene que soltar, como cuando Harry le dice  “Oye, Ginny, no podemos seguir saliendo juntos. Tenemos que dejar de vernos.” Y ella le responde “Es por alguna razón noble y absurda, ¿verdad?“. Y si: “Voldemort utiliza a los seres queridos de sus enemigos. Intentará llegar hasta mí a través de ti”. Luna, por otro lado, piensa y dice cosas como: “hay otras maneras de volar, no solo con escobas mágicas”; es interpelada por ser diferente muchas veces: cuando asegura la existencia de Torposoplos[3], al usar sus aros de rabanitos o leyendo revistas al revés. Hace frente a los mortífagos cuando es secuestrada porque su padre (dueño del segundo diario más leído en el mundo mágico) no apoya al gobierno “oficialista” puesto a dedo cuando Voldemort toma el poder. Luna fue una de las tantas presas políticas de la saga y, así y todo, nunca perdió su magia extra: “lo que perdemos al final siempre vuelve a nosotros, aunque a veces no del modo que esperamos”

Otras mujeres de la saga como Molly Weasley y Nymphadora Tonks, ambas miembros de la Orden del Fénix. Molly es una madre dedicada pero siempre empoderada: lleva las riendas de todo el hogar, crió 7 hijos y encima lucha contra Bellatrix Lestrange. Tonks nos presenta un personaje femenino andrógino, tiene la capacidad de transformar su apariencia a gusto y placer y elige para presentarse como ella misma un look considerado más bien “masculino” rompiendo bastante el esquema del vestido con capa que tienen las películas.

Por supuesto también está Lily Potter, miembro de la Orden del Fénix original, de las brujas más inteligentes que han pasado por Hogwarts, hija de muggles, muerta protegiendo a su hijo y dejándole el hechizo que lo ayudaría hasta último momento.

En los últimos libros encontramos una meta-historia que, si bien se nombra bastante al pasar, nos da la pauta de la existencia de un femicidio en el mundo mágico: el asesinato de Helena Ravenclaw (la “Dama Gris, fantasma de la casa Ravenclaw e hija de Rowena Ravenclaw, su fundadora) por parte de El Varón Sanguinario (fantasma de la casa Slytherin). Helena, llena de envidia por la belleza e inteligencia de su madre, roba su diadema y se escapa de Hogwarts. Rowena, sabiendo que El Varón Sanguinario (del cuál no conocemos nombre real) estaba “enamorado” de su hija, lo envía a que la busque. Cuando la encuentra, Helena se rehúsa a volver y entonces la mata. Suponemos que por eso está lleno de sangre, enojo y tristeza. Es el único fantasma que inspira miedo.

Quisiera, además,  que no pasemos por alto la historia de la madre de Tom Riddle (Voldemort), Merope Gaunt. Si bien no se hace alusión alguna al aborto, podemos hacer un par de consideraciones sobre la relación entre la educación sexual y la responsabilidad afectiva. Merope Gaunt fue descendiente directa de Salazar Slytherin, tuvo una vida triste y trágica, maltratada y subestimada por su padre y hermano, se enamora de un muggle que luego será el padre de Voldemort y la abandona cuando se entera de su embarazo. Ella decide (al menos eso se da a entender) tenerlo, pero la tristeza y el no saber qué hacer la llevan a abandonarlo en un orfanato para que tuviese una supuesta vida mejor. Y todos sabemos que sale mal. (La misma JK Rowling tuvo una vida dura también, fue madre soltera, sufrió depresión e intentó suicidarse, por lo que no es sorpresivo que deposite su historia en algunos personajes. Esta no es la única muestra)

Harry Potter es una saga escrita por una mujer que atravesó una vida llena de problemáticas que vemos reproducidas frecuentemente en identidades femeninas, y a pesar de eso, o quizás gracias a eso, nos ha dejado una de las obras literarias más hermosas, completas y analizables de nuestra época.

Una obra que enamora a niños de 10 años y a adultos de 40. Una obra en la que, si bien el protagonista es hombre cis, existen innegables indicios de su feminismo como bandera.

Para cerrar, me gusta siempre citarle a quién ose comenzar a hablarme de HP, las siguientes frases que, creo, nos vienen muy bien tan cerca del 8M:

“Son nuestras elecciones, Harry, las que muestran lo que somos, mucho más que nuestras habilidades”.

“Las palabras son, en mi no tan humilde opinión, nuestra más inagotable fuente de magia, capaces de infringir daño y de remediarlo”.

Y, por supuesto: “Seremos fuertes a medida que estemos unidos, débiles a medida que estemos divididos. El don de esparcir discordia y enemistad es muy grande, podemos combatirlo demostrando un lazo de amistad y confianza igualmente fuerte. Las diferencias de costumbres y de idiomas no son nada si nuestros objetivos son idénticos y nuestros corazones están abiertos. […] “Muy pronto tendrán que elegir entre lo que es correcto y lo que es fácil.”

Por todo esto y mucho más, juro solemnemente que nuestras intenciones sí son buenas.

LUMOS, compañerxs.


[1] Esta frase en latín es el lema del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, y está en el escudo que lo representa. Significa “Nunca le hagas cosquillas a un dragón dormido”

[2] Un giratiempo es un artefacto mágico que permite volver horas en el tiempo, haciéndolo girar tantas veces como horas querramos regresar.

[3] Un torposoplo es una supuesta criatura invisible que flota en el aire libremente, produciendo un ruido similar a un zumbido, y suelen entrar al interior de los oídos de las personas haciendo que su cerebro se embote.Aparentemente, son criaturas muy diminutas que poseen un sifón en su anatomía, el cual tiene una función desconocida. Aparentemente, los torposoplos pueden ser vistos con la ayuda de las espectrogafas. Aquellos que sufren de infección por torposoplos posiblemente pueden disiparlos pensando cosas positivas.

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>