No hay pasado: políticas y poéticas trans ahistóricas

[Política. Poética. Historia Trans. Latinoamerica. Marlene Wayar. Travestis. Relato. Dictadura. Neoliberalismo. Susy Shock. Marlene Wayar. Claudia Rodriguez. Camila Sosa Villada. Lohana Berkins]

por Alexis Ravera (@AlexxRavera)

No puedo narrar hacia atrás. No hay ningún libro sobre historia trans latinoamericana. No sé  mucho, con certeza, sobre mi linaje trans. Tengo pequeños esbozos. Papeles rotos, paginas salvadas del fuego. Puedo hasta especular. Pero no puedo contar coherente y cronológicamente. La imposibilidad de la historia es constitutiva, viene en el contrato cuando comenzamos a transitar géneros.

No hay relato

Las personas trans y travestis no tenemos cultura escrita, dice Marlene Wayar. No significa que no escribamos. Significa que no hay una tradición consagrada y reconocida en distintos géneros de escritura trans. Que no hay siquiera una problematización de escritura trans. No hay cultura escrita, ergo, no hay historia escrita. Sí tenemos cultura oral, historia oral. Narrativas que circulan en común de boca en boca. Conceptualizaciones propias que estamos discutiendo sin pasar a grafías. Pero la oralidad no permanece, al menos no enteramente. Las personas trans vivimos rápido y morimos (nos matan) jóvenes. No tenemos ancianidad posible. No tenemos la comuna de ancianxs repitiendo una y otra vez los relatos que sostienen al pueblo. Nadie le cuenta a las personas que comienzan a transitar sobre quienes estuvieron antes que ellxs, nadie puede mirar sobre su hombro en el devenir, transitar géneros es una constante puesta en el abismo: no hay pasado, no hay futuro que no sea incierto.

Hay propuestas comunitarias, sin embargo, para salvarnos de las cenizas definitivas. El Archivo de la Memoria Trans Argentina, por ejemplo, en donde las compañeras trans y travestis recuperan fotos, notas periodísticas, historias, hacen archivo, pero sólo hasta donde ellas fueron capaces de guardar y de recordar. Cuando hay relato posible, sólo es reciente y en recortes.

La maldición de la minoridad y lo latinoamericano

No hay muchas personas trans mayores de 40 (el promedio de vida de la comunidad es 35 años). Es decir, la inquietud de la historia no es una premura comunitaria en este momento. Las personas trans somos desproporcionadamente pobres. No nos dejan estudiar, trabajar, tener casa propia, envejecer, dormir con el estómago lleno, o si nos dejan vivimos temiendo perder todas estas cosas, a que el sol no se ponga por la mañana. Entonces no hay oda al capitalismo neoliberal posible en nuestra comunidad, ¿qué bueno?

Hay también un muro en nuestra construcción comunitaria propio de lo latinoamericano: las dictaduras. No podemos narrar mas allá de las dictaduras. Las dictaduras significaron una vuelta a cero en la historia.

También, no hay otra cosa que fragmentos narrativos. Para historizar hace falta, bueno, financiamiento. ¿Cuáles son los fondos disponibles para hacer historia trans en el tercer mundo? En el mundo trans anglosajón y europeo pueden narrar coherentemente siglos. Nosotrxs solo sabemos que la dictadura fue mala pero que la vuelta a la democracia fue peor, que desaparecieron más compañerxs con el éfan de un estado en reconstrucción que en un gobierno totalitario, y no, no tengo cita posible para afirmar esto, ni números, ni nada, me lo contaron, es parte de la memoria colectiva. 

En Latinoamérica, en Argentina, particularmente, el significante de memoria es omnipresente, las prácticas de hacer memoria como justicia se articulan una y otra vez de cara al terrorismo de Estado.  ¿Pero cómo escamotear una memoria si el genocidio de décadas, siglos, de la comunidad trans sigue aquí y ahora?

Transmasculinidades

Me debo este apartado. Las personas transmasculinas somos invisibles. Sólo puedo nombrar menos de cinco masculinidades trans mayores de 40. Sólo una que vive en la misma provincia que yo, fuera del centro todo se profundiza. Hace poco estuve en un conversatorio sobre historia de los activismos trans y con certeza sólo podemos narrar diez años, y otros diez antes de esos un poco borrosos de los que no se sabe mucho. No hay representaciones transmasculinas diversas y profundas, no hay comunidad bien constituida tampoco: nos cuesta mucho encontrarnos, hace muy poco que estamos pensando estrategias colectivas. El silencio y la confusión, operar siempre sobre lo no dicho y lo que no debería ser, son partes primarias de ser una masculinidad trans. Existimos, pero no muchxs lo saben, muchxs de nosotrxs no lo sabíamos. No hay historia colectiva, ni archivo, ni nada. El trauma originario.

¿Políticas y poéticas trans sin historia?

Toda historia es cis. Escribí demasiadas veces no y significantes negativos en los apartados anteriores. ¿Pero cuáles son las posibilidades que nos trae la ahistoricidad? Y no se trata de nombrar como si fuera la primera vez, eso sería una falta de respeto a todxs lxs que estuvieron antes de mí. Tampoco de matar a nuestras madres, nuestros padres, en un gesto rebelde, no sé si siquiera los tenemos. Y mucho menos creo que se trate de un trabajo arqueológico permanente al que debemos abocarnos de cabeza para llenar las fosas de relatos que cargamos.

Qué políticas, qué poéticas desde este aquí: las travas mayores esbozan una respuesta (Susy Shock, Marlene Wayar, Claudia Rodriguez, Camila Sosa Villada, Lohana Berkins…), recuperemos a le niñx, dicen. Le niñx que fuimos, le niñx que viene detrás. Escribamos, hablemos, militemos para quienes fuimos y para quienes están siendo y para quienes van a ser. Una comunidad toda terminando de criar a niñxs que fueron, que son, que serán. Qué maravilla. Recuperar a le niñx es tratar de recuperar “el abrazo que nos negaron”, una forma de abrazarnos nostorxs unxs a otrxs, para un adentro, para un afuera, la promesa necesaria de justicia y de afecto. Le niñx es posibilidad, potenciabilidad y virtualidad pura. No hay pasado, pero hay niñx que es puro presente, que es esperanza de futuro.

______________________________________________________________________________

Bibliografía:

-Mis compañerxs trans y travestis y nuestro hacer comunitario.

–Helberstam, Jack (2012). The queer art offailure.

–Vidarte, Paco (S/D). Extravíos. S/D. Disponible en http://www.hartza.com/extravios.pdf

-Wayar, Marlene (2018). Travesti. Una teoría lo suficientemente buena.

-Susy Shock (2016). Crianzas -Sosa Villlada, Camila (2018). El viaje inútil

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>