Por Kev Mex

Es un buen dogma para evitar el bajón de quienes desean la corona a toda costa: “Nadie es profeta en su tierra”. El origen religioso remarca el dicho bíblico propio del Señor de Nazaret y el desprecio de su comunidad ante las buenas nuevas que el profeta o Dios (o hijo de este, dependiendo la fe personal) quería explicar a sus compatriotas para otorgarles el secreto del acceso al reino de los cielos. En un paralelismo forzado, cuántos son los artistas que han intentado abrir ojos y conciencias en sus pueblos y una vez fracasados, logran trascender en otros suelos, volverse exitosos y bajar del monte, ya bendecidos, para llegar nuevamente a su tierra, con el rostro iluminado, agradecidos por lo logrado pero con esa pícara sonrisa otorgada por el “¿Vieron? Tenía razón”.

Hay otros que, sin embargo, enamoran en cualquier tierra. Esos afortunados que agradan al instante y hacen que toda la comunidad los respalde, los llene de fuego y los exporte, como ese gambeteador con la numero 10 en la espalda, de 15 años que en la reserva se lleva los aplausos de esos viejos sabios que asisten al espectáculo under, con la esperanza intacta de encontrar a un nuevo Mesías y seguir su camino hasta la iluminación. Esos tocados con la varita, que nunca pudieron ser perdedores por más que en las estadísticas se le anoten derrotas. Esos que nacieron para ser historia, esos que por más que pierdan alguna oportunidad increíble, seguramente les llegara otra, y otra y otra. Esos que se tienen que subir al tren porque está escrito que sea así.

 

Imagen relacionada

 

Eso sí, no olvide recordar que es el público quien endiosa hombres, aún cuando muchas actitudes de estas deidades dejen que desear, contrarias a su propia “iglesia”, como ese acto divino permitido por el amor masoquista y pasional de un fanático desaforado. Logre como se logre, sea un profeta o el 10, el éxito otorga muchísimas credenciales pero a veces requiere compromisos jugados. Y todos terminan manchados, nunca puros, como todas las figuras públicas que se bañan en la benevolencia del auditorio. Quizá es que el amor argentino necesita perseguir la figura del sacerdote sagrado, del personalismo absoluto.

Hace aproximadamente un mes nos enteramos de esa noticia que cualquier fan, seguidor o participante de la movida electrónica nacional estaba esperando: Hernán Cattaneo volvía a su suelo nuevamente. Pero lo que era más sorprendente aún: no volvía para tocar (como sucede habitualmente) en la egoísta Capital Federal, sino que la nueva capital electrónica le daba refugio. Córdoba le otorgaba el escenario para el regreso, en 2 fechas seguidas a principios de diciembre. Dicho así, parecería que un artista que pincha (casi) todos los años en Argentina tendría una buena convocatoria, normal. Sin embargo, a casi medio año por delante del show, el sold out para ambas fechas es inminente, aun cuando las entradas cuestan más caras que la cualquier otro evento que se haya hecho en esta ciudad, sin un justificativo inflacionario pero con un cierto olor a justificativo oportunista.

 

Resultado de imagen para hernan cattaneo

 

Pero, ¿en cuál de los dos ejemplos cabe Cattaneo? Sin duda, se debería decir de primer momento que es un trabajador, de esos que abandonaron todo para hacer lo que los identificó, en ese borgeano momento donde “el hombre sabe para siempre quien es”. Y a partir de ahí, después del all-in definitivo, la suerte escribe el libro. Ese joven que miraba a Alejandro Pont Lezica con atención mezclar canciones, abrazaba para siempre el House y empezaba a profesionalizarse en la escena porteña, como promesa discreta, tirando lujos en la oscuridad del anonimato perfecto para encontrase.

La llegada de la franquicia del boliche oriundo de Ibiza, Pacha, a Buenos Aires fue el puntapié inicial del comienzo del romance entre el público porteño y el EDM. En las filas de Djs residentes, pasaron nombres que musicalizaron la noche vip de los 90, con DJ Deró como el primer abanderado de la escena en el cruel mundo popular argentino. Mientras, lentamente, un joven Hernán creaba en 1998 el ciclo Clubland, donde empezó a vibrar en los telones importantes, en “la primera vez que en Argentina había una noche que tenía todo un tratamiento de noche internacional” (Cattaneo dixit), recibiendo los gigantes pesos pesados de la época. Sería uno de ellos quien le daría la bendición: Paul Oakenfold. Y esa bendición fue la que lo llevó a girar por EEUU, hacer residencias en Londres y en Ibiza, y nunca más bajarse del lugar que le tocó.

 

Resultado de imagen para hernan cattaneo

 

Pero, ¿cuál es el porqué de su trascendencia y vigencia? Sin duda, toca hablar de su estilo musical, influenciado por el viaje psicodélico de Pink Floyd, el amor a la pista de Giorgio Moroder y el dogma house del mítico Frankie Knuckles. Cattaneo es House, pero también es travesía, historia e intensidad. Cattaneo es DJ, no músico, entendiendo que su oído es el de la pista y que su gusto es singular. Cattaneo es aclamado por el público y la crítica, por establecerse como el último jinete histórico del Progressive House, compartiendo hazaña con antecesores y contemporáneos, como los míticos Nick Warren, Sasha y John Digweed, y promoviendo música de muchas nuevas figuras que siguen apareciendo.

Cattaneo es también historia viva, porque después de casi 20 años de jugar en primera, se mantiene vigente, intacto y despierto, girando 4 veces por año por todo el mundo y con un programa radial siempre renovado (Resident, ahora desde Argentina). Cattaneo es otro nombre de un argentino mítico en la cultura global. Y como sabemos a partir de acá, Cattaneo podría cometer grandes errores pero habría público que lo respaldaría. Aun en su amistad con figuras (por lo menos) polémicas, aun siendo contraria su visión abstemia a la visión de muchos de sus fans sobre el Cómo uno disfruta una fiesta electrónica.

 

Resultado de imagen para hernan cattaneo

 

Es necesario recalcar que la expectativa es tan gigante porque serán los únicos shows en toda Argentina, que posterior a la trágica noche de la Time Warp 2016, jamás le pudo volver a ofrecer todas las garantías necesarias para volver. El mismo Hernán en un vídeo publicado en YouTube (“Por qué Cattaneo no toca en Argentina”) se encargó de aclarar cómo el poder mediático podía acabar con su modo de vida en el caso de resultar algún tipo de tragedia en una de sus fiestas, pero sin involucrarse en el asunto de reducción o control de daños, solo con un crítica hacia el consumo recreativo (sin aclarar si este es abusivo o no). Al parecer, la propuesta de Córdoba ha sido satisfactoria, desde la logística y lo económico. Es que fue esta ciudad la encargada de continuar con las fiestas masivas de manera ininterrumpida, a pesar de la muerte de Tania Abrile (John Digweed, Orfeo Superdomo, julio 2016). No hay que olvidar que fue la Docta la que brindo la primer rave post Time Warp, en la actuación del bosnio Solomun, innovando en medidas de seguridad que se han mantenido desde esa fecha.

Entre expertos y novatos, entre nuevos y viejos, entre veteranos y “rookies”, Forja espera el acontecimiento EDM del año, con personas provenientes de todas las regiones de nuestro país. Porque gracias a la logística, las garantías fueron dadas para que el mejor de los nuestros haga lo que ama en el suelo propio, como el profeta bautizado en gracia. Es garantía que lo hará bien, porque Cattaneo es el 10, con todo lo bueno y lo malo que esto significa.

 

Resultado de imagen para hernan cattaneo

 


 

 

Comentarios

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.