por Enrique Jozami (@EnriqueJozami)

lustraciones: Flor Meije (@flomeije)

6 de noviembre de 1983, Departamento de Energía de EEUU, Hawkins, Indiana. Un científico corre tras las intensas alarmas del laboratorio. Llega al ascensor con un último suspiro y en lo que parecía ser su puerta de escape termina succionado por algo o alguien. Así ocurre la primera escena de esta “metanfetamínica” serie made in Netflix, ya con una primera referencia, “el monstruo que yace en las sombras”: Alien.

 

4 (4)

“Se acerca algo, sediento de sangre, una sombra crece en la pared detrás de ti, a oscuras, ya casi está aquí”. En lo que parece ser una clara descripción de la escena anterior se presentan los personajes principales de la serie, estos pequeños héroes que temen por el Demogorgon jugando a “Calabozos y Dragones”. En

un acto casi premonitorio esta temible criatura termina venciendo en este juego de niños (y no tan niños). Segunda referencia, “héroes en bicicleta”: Los Goonies.En la tercera escena introductoria mientras nuestros héroes pasean en bici por los suburbios en una aparente tranquila noche, toma protagonismo una música digna de cualquier obra carpentiana. Tercera referencia, “marcando el tiempo del miedo”: John Carpenter. Escena posterior el pobre Will Byers es raptado por esta temible bestia, ese monstruo gigante, misterioso, con mágicos poderes y muchos brazos, casi amorfo pero que te puede succionar a lo Alien (estratégicamente creado como “Bonzo” en los Simpsons).

¿Estamos en presencia de una serie original o de una serie altamente adictiva? ¿Van de la mano estos dos conceptos?

5 (3)

Leonardo D´ Espósito, en su libro “50 películas para ser feliz” explica que “cuando hablamos de películas relacionadas con la infancia y la adolescencia, cuenta mucho la mirada personal del realizador”. Los realizadores de Stranger Things (Matt y Ross Duffer) son dos hermanos que crecieron en la tónica ochentosa, y se nota.

La idea de un niño perdido, combinada con una sensibilidad de época más un monstruo que acecha a un pueblo y a un grupo de niños no es novedosa. Más bien es reiterativa pero eficaz. La clave fue unir cada uno de los eslabones para convertirlo en lo que es: un gran show “televisivo”.

1 (4)

La serie apela a un gran hilo conductor como es la pérdida de un ser querido a partir de una tragedia, en este caso la desaparición de un niño, el pobre Will. Podemos tomar a cada uno de los 8 capítulos de la serie como una “revisitación” personal en donde los directores dan cuenta de su amor por el cine en cada una de sus referencias y también su romance con una época. Ejemplo claro, su banda sonora. La música presente es tan versátil como sensiblera, apuesta a tocar ese nervio emotivo. Desde Toto (“Africa”) a The Clash (“Should I Stay or should I go”). Grandes éxitos de los gloriosos años 80, algunos apelando a la alegría, otros a la melancolía.

¿Cuánto influyó el famoso algoritmo de Netflix? Es sabido que cada perfil que creamos en la plataforma del imperio rojo, cuenta con una gran cantidad de información. Que vemos, en cuánto tiempo lo vemos, desde dónde lo vemos, que horario, los gustos según edades y géneros son algunos de los tópicos que definen a sus suscriptores, o sea sus clientes.

Así se creó una de las series en streaming con mayor demanda en la red. Mucho tiene que ver el “binge-watching” como nueva forma de consumo. Si hace unos 10 años atrás buscabas ver un capítulo tras otro de tu serie favorita, tenías dos opciones: bucear en los profundos mares de la web o bien “conseguir” en formato DVD la temporada completa. Ni hablar como se hacía 20 años antes.

3 (3)

Desde hace un tiempo y gracias a las plataformas de streaming habita un nuevo formato de consumo: Stranger Things es su caballo de batalla y claro ejemplo. Semanas posteriores a su fecha de estreno (15 de julio de 2016), abundaban las conversaciones sobre el lanzamiento al estrellato de “Eleven”, la reaparición de “Winona”, o la búsqueda infinita del paradero de “Barbara” (pobre de ella). Todo se transformaba en una maratón usufructuosa de saber quién la había terminado en el menor tiempo posible (hasta alguien logró compartirme que pudo hacerlo en tan sólo cuatro horas. Increíble ya que la duración total alcanza los 395 minutos de pantalla).

Stranger Things es una gran serie, ya que pudo reunir elementos que se configuran en una historia que ya vimos pero que hace de la nostalgia su motor y captor de seguidores. Ese escenario sentimental diseñado para la nostalgia de una generación nos lleva a pensar que logra su objetivo en demasía. Todos hablan de Eleven, Dustin, Mike y Lucas. Y la bola comenzará a tomar impulso nuevamente el 27 de octubre, fecha de estreno de la segunda temporada.

Sabemos que se iniciará un año después, en la celebración de Halloween de 1984. Que habrá más referencias, ya circulan imágenes de los pequeños héroes vestidos de los “Cazafantasmas”. La serie transcurre en homenaje tras homenaje. Una declaración atada al pasado fílmico, a la nostalgia, al sentimiento retrógrado de “todo pasado fue mejor”.

2 (3)

Así como Spinetta en “Cantata de puentes amarillos”, sabemos que mañana siempre será mejor. Si bien se prometen al menos tres temporadas más, este grupo imberbe de pre adolescentes podrá vencer al Demogorgon nostálgico saliendo de esa zona de confort creando su propia historia.

 

Comentarios

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.