Por Redacción Nadie es Cool (@nadieescool)

¿Una mentira que te haga feliz vale más que una verdad que te amargue la vida? El debate, de una profundidad digna de otros tiempos, fue planteado por un poeta guatemalteco de finales de siglo XX y principios del XXI. Conocido por la enciclopedia digital como Ricardo Arjona, amado y vapuleado por partes iguales, en relación a la procedencia de la crítica. Bueno, en realidad los sentimientos hacia este vanguardista varía en virtud de cuán gorda es la que lo analiza: si es gorda tamaño gorda-con-vinchita lo ama, pero si es gorda tamaño qué-progre-que-soy-no-me-gusta-lo-cursi lo odian.

Pero este no es el espacio para discutir lo que las gordas se encargan de discutir. Ni tampoco de discutir si esas gordas deberían votar o no (para el lector atento, recomendamos el artículo “La vuelta del voto calificado, ¿sólo una nostalgia de conservadurismo o una respuesta clásica a problemas contemporáneos?“). Lo que acá queremos poner sobre el tapete son las cinco mentiras más famosas que nos han hecho felices o, desde el otro lado de la grieta, las cinco verdades que nos han amargado la vida a lo largo del 2017. Algunas de ellas fueron traducidas por nuestros expertos.

Puesto número 5: (traducción libre desde el inglés)

“No permitan que los medios te digan que alguna vez cambié mi posición sobre ese magnífico disco de la banda Pink Floyd, The Wall. A pesar que Roger Waters está sobrevalorado tanto estéticamente como su papel en la historia de la música, yo voy a conseguir construir un muro entre la banda y el tema Help!, de los Beatles, unos verdaderos traficantes de seres humanos, etc.

Puesto número 4: (traducción libre desde el chileno)


“Casi 6 millones de niños sirios viven una pesadilla que no se termina. Ayúdanos a protegerlos.”

Puesto número 3: (traducido desde el salteño)


“Con este radical asqueroso que se mea encima y con uno que no conoce nadie, presidente de la federación del deporte más inerte de la historia de los deportes inertes, en el lanzamiento del pre mundial (¿existe de verdad alguna gilada más grande que un premundial?) de ese deporte inerte.”

Puesto número 2: (traducido desde el cheto)


“Gracias a todos estos indios que toman mate fuerte por seguir confiando en el Pro!”

Puesto número 1: (sin traducción)

0020725091
“Llevá un consolador y me ponés la puntita”


 

Comentarios

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.