El dulce encanto del Mercado Libre

[Mercado Libre. Marcos Galperin. Amazon. Jeff Bezos. Cloud platforms. Nick Srnicek. Google. Facebook. Nasdaq. eBay. FinTech. Ley de Software. Mercado Pago]

por Diego Rach (@tre393)

En abril pasado, el presentador español Jordi Évole entrevistó a Ricardo Darín en una de esas videollamadas que constituyen el nuevo canon estético. El contacto humano es para la sociedad pandemial un rectángulo plano fondeado por la biblioteca más frondosa posible. “La economía del mundo se está tambaleando porque estamos comprando solamente lo que necesitamos”, sentenció la estrella de cine nacional. Menuda reflexión.

Como sabemos, vivimos en el corazón del capitalismo.

(¿No odian ya la palabra capitalismo? Es de esas palabras que funcionan como un índice que explica las cosas por sí mismas y al mismo tiempo no dice nada. Como “neoliberalismo” o “sistema”. Es una palabra que conocemos todxs e incluso es una palabra que, de algún modo, todxs criticamos. Yo les suelo decir signos hiperabstractos. Quizá deberíamos ponerle otro nombre para que recobre su potencia. Un nombre que suene fuerte, contundente, abrasador. Quizá debería llamarlo en esta nota Roberto. Entonces, volviendo al corazón de Roberto)

Las necesidades de las que nos habla Darín son muchas veces superfluas. Digamos que tener diez pares de zapatillas o tener un par equivalen a lo mismo en términos de la necesidad primaria: el protegerse los pies. Pero Roberto genera deseos impuros que nos llevan a comprar un segundo y tercer par de zapatillas.

Hay quienes gozan de la necesidad que genera Roberto y hay quienes sienten culpa. Para temor de los primeros y tranquilidad de los segundos, la pandemia parecía la oportunidad perfecta para tumbar a Roberto. La imagen póstuma se proyectaba para algunos en un Estado orwelliano y para otros en un campamento de iguales. Ambas posiciones un tanto adelantadas a los hechos, pues al parecer, lo único que permanece en pie es la riqueza de Roberto.

A punta de unicornio

Según el último reporte de Americans for Tax Fairness (ATF) y el Institute for Policy Studies-Program on Inequality (IPS), los millonarios estadounidenses incrementaron su fortuna en un 20% y algunos incluso la quintuplicaron. Mientras 45.5 millones de habitantes de ese país perdieron su laburo[1]. Una célebre portada reciente del New York Times graficaba la caída histórica del empleo, muy por debajo de las cifras de la Gran Depresión de 1930. Si algo dejó la pandemia son buenos diseños de portada. El anuario de Nadie es Cool tiene una competencia feroz.

En junio, el Financial Times publicó una lista de las 100 empresas ganadoras en medio de esta crisis. Al podio lo encabeza Amazon, fundada por el magnate pelado Jeff Bezos. El actual CEO de la empresa nacida en Seattle, cuna del grunge y del movimiento antiglobalización, superó la histórica riqueza de Bill Gates por tercer año consecutivo, alcanzando una fortuna de US$ 171.600 millones[2].

Bezzos también encabeza la lista de multimillonarios de Forbes. “A partir del 18 de marzo, cuando finalizamos esta lista, Forbes contó 2095 multimillonarios, 58 menos que hace un año y 226 menos que solo doce días antes, cuando inicialmente calculamos estos valores netos. De los multimillonarios que permanecen, el 51% son más pobres que el año pasado. En términos generales, los multimillonarios del mundo tienen un valor de US$ 8 billones, menos de US$ 700 mil millones desde 2019”[3].

Estamos ante un capitalismo (basta de Robertos) en el que los multimillonarios incrementan su riqueza y son cada vez menos. Mientras los desempleados crecen y los otros estratos se pauperizan. Nada nuevo bajo el sol. Estudiosos como Thomas Piketty vienen planteando hace años esta tendencia global. En La economía de las desigualdades plantea que al menos desde la década del 80 existe una propensión a la conformación de una riqueza patrimonialista y hereditaria, sumada a una debilidad de otros poderes de contrapeso, como los Estados o los sindicatos, y una estructura de impuestos regresiva. El famoso 1 / 99%.

Parecería que la pandemia aceleró un poco este proceso. Ahora bien, lo interesante es ver cómo se ejecuta uno de sus algoritmos iniciales: la selección natural. ¿Qué sectores ganaron? Tecnología y servicios de software, inversiones financieras, moda y venta al por menor, telecomunicaciones. Recién en el puesto 18 de Forbes encontramos un representante de la industria pesada. La pandemia está delineando los sectores más rentables para la próxima etapa y está clarificando el escenario para el salto productivo y tecnológico. El escenario posterior quizá reacomode más participantes que la final de Bake Off.

Fijémonos en el unicornio. Amazon es una plataforma de la nube (cloud platforms), según la clasificación de Nick Srnicek en su libro Capitalismo de Plataformas. “Si Google y Facebook construyeron las primeras plataformas de extracción de datos, Amazon construyó la primera plataforma importante en la nube a fin de alquilar un medio de producción cada vez más básico para los negocios contemporáneos. En vez de depender de la compra de datos de los anunciantes, estas plataformas de la nube están construyendo la infraestructura básica de la economía digital, de tal manera que pueda ser alquilada de manera rentable a otros, mientras recopilan datos para sus propios usos”.

Hecho en Tierra del Fuego

Para alegría del espíritu nacionalista, a San Martín, el mate, la milanesa y Messi, se suma la niña bonita del libremercado, como la llamaron Galliano y Vanoli[4]. Mercado Libre, figura en el puesto 37 del ránking global del Financial Times. La empresa líder del comercio electrónico local, propiedad de Marcos Galperín, incrementó sus ventas en un 76% en el mes de abril[5]. En lo que va del 2020, el valor de sus acciones pasó de US$ 582,79 a US$ 1009 en Wall Street. Y mientras escribía esta nota, su capitalización superó los US$ 50.000 millones, duplicando al histórico pico de YPF (Repsol) en 2005.

¿Este salto en las cotizaciones del Nasdaq (la bolsa donde cotizan las empresas de alta tecnología, informática, etc.) es parte de una burbuja o responde a su verdadero desarrollo? No es la primera vez que Mercado Libre crece en medio de una crisis. Según el propio Galperín, el colapso de la convertibilidad supuso un repunte de la empresa de e-commerce “debido a que mucha gente comenzó a vender cosas para afrontar la crisis[6].

La empresa nació en 1999 como una imitación de eBay y se expandió rápidamente hasta alcanzar 18 países de la región. Galperín denomina a su primera idea sobre la empresa “democratización del comercio”. No se puede desconocer que la plataforma es hoy en día un respaldo de todo el sistema comercial. Hace un año trabajaba en una librería al borde de la quiebra cuyo sustento en parte venía de las ventas por Mercado Libre.  Pero actualmente, su éxito no se mide solo por su infraestructura, ni por su flujo de comercialización.

Para responder a Darín, alguien sigue comprando. El estadío actual del capitalismo es muy particular.  En la segunda mitad del siglo XX, el modelo fordista funcionaba con una lógica de producción en masa estandarizada para un consumo masivo y barato. Esto suponía buenos salarios y empleo. Hoy predomina una producción personalizada para un mundo de consumidores selectivos que pueden pagarlo. Quienes no pueden pagar, se endeudan. Para esto, las FinTech como Mercado Libre también tienen una solución: crédito y financiación del consumo.

A esta segunda idea, Galperín llama “democratización del dinero”. La plataforma ofrece una serie de servicios de pago, billetera digital, créditos, fondos de inversión y un sistema de puntos según tu comportamiento como usuario. Estos servicios son potentes porque ocupan un lugar vacío, un espacio fallido del mercado. En América Latina, el 50% de la población no recibe servicios financieros ni está bancarizada. También hay pocas innovaciones para el comercio minorista en un mundo donde el dinero líquido muchas veces escasea. Pensemos un dato: mientras en toda la historia Argentina se vendieron 900 mil posnet, solo en 2018, Mercado Libre vendió 500 mil.

Mercado Libre se monta sobre la heterogeneidad estructural de América Latina, se sobrepone a esa fractura entre el polo desarrollado y la economía informal. Teje su capilaridad incluso en la economía popular, proveyendo una infraestructura que el sistema bancario, con su pesadez burocrática y desconfiada, niega a grandes sectores sociales. La brecha espacial, tecnológica y financiera está parcialmente saldada por su servicio. En Congreso Futuro 2019, celebrado en Chile, Galperín publicitó Mercado Pago con la imagen de una mujer artesana del norte argentino, quizá una trabajadora de la economía popular, quizá una mujer indígena.

Frente al temor por un mundo poslaboral, Mercado Libre se ufana de ser un proveedor de trabajo. No escasea la tercerización, la falta de representación gremial, la alienación y los despidos por reclamos laborales, “como un Google del subdesarrollo”[7]. Tampoco está resuelto su encuadre sindical ¿Bancarios o Comercio? Al menos en Argentina, la empresa goza de un régimen tributario especial. En 2004, el entonces ministro Roberto medias y sandalias Lavagna, promovió la Ley de Software. En el año 2019, esta ley se amplió dando lugar a Ley de Economía del Conocimiento que reduce el impuesto a las ganancias y los costos laborales para fomentar empleo. Las fortunas no se hacen solas.

Tanto Amazon como Mercado Libre y otras BigTech ganadoras coinciden en la suerte de contar con una infraestructura acorde a la urgencia de nuestro tiempo. Afinidades electivas. Pero su éxito reposa en estructuras sociales y económicas diferentes. La ambición de Galperín es humilde al lado de Bezzos, que desde el 2000 cuenta con Blue Origin, una empresa de transporte aeroespacial, orbital y suborbital, que hoy compite con Space-X de Elon Musk. ¿Sueñan los emprendedores con milanesas eléctricas?

Tu Historial

Probablemente nadie recuerde la primera vez que realizó un intercambio de mercado. ¿Habrá sido un mandado a mis abuelos a los 7 años? ¿Un sánguche en el recreo? ¿Una emulación de la adultez en el arrebato de un billete en la gigantesca mano de mi viejo más tempranamente? Sin embargo, apuesto que todxs recuerdan la primera vez que compraron por Mercado Libre.

En mi Corrientes porá, a los 14 años, conocí por primera vez a Mercado Libre. Lo primero que compré fue un mp4. No necesité supervisión de nadie. Usé mis ahorros, me hice una cuenta en la plataforma, imprimí un recibo que pagué en un Rapipago y al par de semanas fui en bondi a la terminal y busqué mi preciado paquete venido desde más allá del monte chaqueño. En mi memoria, reconozco en una fugaz sensación la potencia que Marx le atribuía al capitalismo: la liberación de las ataduras primitivas.


[1] Americans for tax fairness (18/06/2020): “Three months into covid-19 pandemic: billonaires boom as middle class implodes”. Disponible en; https://americansfortaxfairness.org/3-months-covid-19-pandemic-billionaires-boom-middle-class-implodes/

[2] Infobae (03/07/2020): “Jeff Bezos alcanzó su mayor fortuna histórica”. Disponible en: https://www.infobae.com/america/eeuu/2020/07/03/jeff-bezos-alcanzo-su-mayor-fortuna-historica/

[3] Forbes: “World’s billionaires list. The Richest in 2020”. Disponible en: https://www.forbes.com/billionaires/

[4] Vanoli, Hernán; Galliano, Alejandro (2017). “La niña  bonita del libremercado” en Revista Crisis N°31: https://www.revistacrisis.com.ar/notas/la-nina-bonita-del-libremercado

[5] La Nación (22/06/2020): “Financial Times. Mercado Libre, entre las 100 ganadoras de la cuarentena”. Disponible en: https://www.lanacion.com.ar/economia/negocios/financial-times-una-empresa-argentina-100-ganadoras-nid2384074

[6] Clarín (06/07/2020). “Mercado Libre llegó a los US$ 50.000 millones: 20 hitos de la empresa argentina más valiosa de la historia”. Disponible en: https://www.clarin.com/economia/mercado-libre-llego-us-50-000-millones-20-hitos-empresa-argentina-valiosa-historia_0_2HalVpIwU.html

[7] Tordini, Ximena (2017). “La sangre en el ojo ajeno” en Revista Crisis #11. Disponible en: https://www.revistacrisis.com.ar/notas/la-sangre-en-el-ojo-ajeno-0

 

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>