Iracundxs: el enojo trans

[Trans. Enojo. Dia de la memoria trans. Ira. Susan Stryker. Susy Shock. LGBT+. Activismo. Militancia. Política. Instituciones. Estado. Derechos. Blas Radi]

Rage gives me back my body
as its own fluid medium
Susan Stryker

por Alexis Ravera (@AlexxRavera)

¿Por qué la gente trans está tan enojada? La pregunta me la hicieron en una capacitación sobre cuestiones LGBT+ y me descolocó. La escuché mil veces más después.

Mirando más de cerca él está enojado, ella esta enojada, elle está enojade y, sobre todo, yo estoy enojado. Mis referentes de militancia trans están furiosos. Vamos a eventos a los que nos invitan a hablar de cuestiones trans y descargamos bronca aquí y allá.

Por eso, a continuación, una aproximación al enojo estructural de la comunidad trans.

Serás activista trans o no serás nada

Serás activista trans o no serás nada, dice Blas Radi, más o menos, en son de crítica. Como si todas las personas racializadas fueran automáticamente antirracistas, como si todas las mujeres fueran feministas. Existe esta creencia de que cada acto en la vida de una persona trans es algo-trans. Y bueno, no. El arte que hacemos no es necesariamente arte trans. Lo que escribimos no son necesariamente textos trans.  “En primer lugar, consideramos cómo en ciertos espacios las personas trans, independientemente de su trabajo artístico y teórico, sólo pueden ser registradas como activistas. A continuación, indicamos que aún cuando ese hacer político existe, tenga la dirección que tenga, al tratarse de personas trans, él único título disponible para ellxs parece ser el de ‘activistas trans’” (Blas Radi, s/d). Hay compañerxs a lxs cuales no les interesa el ejercicio activista. Pero la violencia es tanta que se los pone en ese lugar, la gente termina obligándonos a que cada acto sea revolucionario. La violencia impuesta es tal que es un acto admirable que juntemos coraje y vayamos al médico, a la universidad, a trabajar. Estamos enojadxs porque odiamos dejar tanto en intentar acceder al trabajo, la salud, la educación, porque nos expulsan y no lo merecemos, porque la salud, el trabajo y la educación son derechos básicos, porque no debería ser tan difícil, no deberían ser osadías. Y encima cuando logramos acceder a estas cosas, se nos obliga al ejercicio activista, a explicar una y otra vez, a capacitaciones gratuitas que no elegimos y a veces incluso son innecesarias para que nos traten con el mínimo de dignidad.

El acceso a lo político: del encuentro al victimismo y luego al enojo y las fantasías de destrucción

Que sucede con quienes sí elegimos el ejercicio activista, militar cuestiones trans, hacer un ejercicio político de aquello que nos pasa por el cuerpo. ¿Por qué seguimos enojadxs nosotrxs, después de haber llegado a colectivizar nuestros dolores? Justamente por eso, por lo colectivo.

Yo tengo esta cronología del acceso a lo político. Primero es ir al encuentro de otrxs, reconocer que lo que nos duele también le duele a otrxs y que hay otros dolores también, otras violencias hechas cuerpos. Luego de que unx se encuentra con otrxs igual de distintxs, suele habilitarse un lugar de buena victima: he sufrido mucho por ser trans y voy a dar cuenta de eso y nada más. Después la buena victima aprende a hablar, y aprende insultos para pasar todas las facturas. Las facturas son para todas las instituciones que no han fallado. Para denunciarlas desde adentro, lxs pocxs que pudimos permanecer en ellas; desde afuera porque nos sacaron a casi todxs de allí. La institución familiar nos expulsó desde niñxs, se nos negó el abrazo, dice Susy Shock, entonces ya no vamos a lavar las culpas de los otros en los eventos familiares del domingo. Los hospitales nunca quisieron atendernos, entonces esto se lo decimos en la cara a los médicos cuando nos invitan a ser conejillos de india. Exponemos en todos los eventos universitarios que ahí falta el 99% de lxs compañerxs a lxs cuales no dejaron estudiar. Les decimos a las empresas que no vamos a ser su mano de obra barata, ni su lavada de cara. Que ya estamos cansadxs y hartxs. Y fantaseamos con la destrucción de estas instituciones, que dice Jack Helberstam, la fantasía es otra forma de subsanar el daño histórico que nos han hecho los grupos opresores.

El después del enojo 

El enojo nos salva de experimentar la totalidad del trauma, dice Hilary Malatino. El enojo sirve para no hacer cuerpo todo el afán de exterminio que tienen para nosotrxs. ¿Hay un después del enojo? Es decir, la bronca es un motor de productividad política, todxs lxs activistas trans que conozco están en una medida u otra enojadxs (y con justa razón), estamos enojadxs porque no olvidamos, porque tenemos memoria, porque no solo queremos igualdad, porque queremos reparaciones, porque nuestrxs compañerxs mueren o son dejadxs morir, porque se nos niega la dignidad y los derechos humanos básicos por ser quienes somos.

Y a pesar de esto yo creo que hay un después del enojo, que intracomunitariamente lo estamos haciendo desde el afecto, que estamos ingeniándonosla para devolvernos entre nosotrxs los abrazos que no nos han dado. Si, “lo trans funciona como el virus, algo que sale de control” (Wayar, 2018) y tiene la propiedad de “ser algo que se mueve en la escena pública, […] abriendo grietas” (Wayar, 2018) pero también proponemos una construcción comunitaria a futuro a través de alianzas múltiples en donde, Wayar nos dice, “no quiero heredar esto, no quiero heredar esta pobreza. No quiero dejar como herencia un territorio contaminado” y en donde debemos ser otra humanidad (Susy Shock, 2018)


-Halbertam, Jack. Imagined Violence/Queer Violence

-Wayar, Marlene (2018). Travesti una teoría lo suficientemente buena. Buenos Aires, Muchas Nueces.

-Malatino, Hilary (2018) Tough Breaks: Trans Rage and the Cultivation of Resilience

-Radi, Blas (s/d) Serás activista trans o… serás activista trans

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>