Las Viñetas Genealógicas del Hip Hop

por Favio Campos (@FavioM_Campos)

Lo interesante de los géneros musicales es que siempre viene arraigado a un movimiento cultural, acompañado de una estética específica y bajo un contexto político, social y hasta económico, que hace que los jóvenes encuentren un lugar de pertenencia y su propia identidad en una expresión artística. Y el hip hop no es ajeno a esto: cantantes de líricas rápidas y filosas, con improvisaciones ingeniosas que intentan representar los padecimientos de los barrios bajos de Estados Unidos, bailes extremos de gran riesgo físico y una artística visual manifestada con pinturas en aerosol sobre las paredes de sus guetos. Y si bien yo no conozco demasiado sobre este estilo musical, Ed Piskor sí. Y pone todo su conocimiento en el webcómic Hip Hop Family Tree, que desde el 2012 publica gratuitamente y ha sido recopilado en tres tomos por Fantagraphics Books, en donde hace un recorrido histórico del rap desde su semillero hasta la expansión global.

FCBD2015-hiphop-015

Ed Piskor es un artista que sabe cómo manejar diferentes temáticas tomadas de la realidad. Comenzó publicando los minicómics Deviant Funnies e Isolation Chamber, un trabajo autobiográfico en el que hacía uso de un humor oscuro, y un par de obras en conjunto con Jay Lynch y sobre todo Harvey Pekar, conocido por la famosa American Splendor. Pero el inicio de su reconocimiento surgió a partir de Wizzywig, un trabajo en solitario que cuenta la historia de un joven hacker perseguido por el gobierno para la cual recibió inspiración de historias reales sobre piratas informáticos. Para 2009 volvió a colaborar con Pekar, ilustrando en blanco y negro los guiones de una investigación contada en tres partes sobre la generación de escritores de la década del cincuenta, The Beats: A Graphic History. Piskor acompaña la narración de los beatnik con unos modestos dibujos si resaltar demasiado su talento, pero que si lograría hacerlo en la web con Hip Hop Family Tree, aprovechando todo los recursos gráficos que le permite ese medio, sin perder la esencia de la historieta.

Sin cargar con el peso de la publicación en papel, y con los costos que esto conlleva, Ed utiliza el color de una manera que fortalece la narración visual dándole consistencia y una mayor claridad y legibilidad que la acerca más al estilo grafitero que manejan los artistas del hip hop. Para  la representación de las páginas toma la influencia de los años sesenta, simulando el entintado en puntos de la época y el color amarillento y añejo de las hojas, con recuadros alineados y maquetados al modo clásico, sin superposiciones de viñetas ni ilustraciones a sangre como se utilizan en la mayoría de las editoriales actuales. Las portadas hacen lo mismo, baja al mundo del rap las tapas del estilo Jack Kirby de la Edad de Plata, con un personaje principal en posición heroica, que en este caso son los músicos.

ED PISKOR

Una entendida de este movimiento artístico es la periodista Franca Garat, que define al Hip Hop como una cultura donde la identificación por ella lo es todo. Ya sea por la música que uno escucha, la forma de vestirse, la actitud con la que camina, la forma que uno baila o las palabras que uno deja en el papel o una pared. Y escribe ahondando en ese mundo que en el Hip Hop todo se representa: la pobreza y la riqueza; el amor y el odio; el barrio y las mansiones. “A decir verdad, no hay nada más lindo que sentirse identificado con esta cultura, así que bienvenido si podes sentirlo”, dice. Y Piskor lo siente, de hecho, se auto-considera un nerd del rap, y sabe cómo interpretar todas esas características y a ese tipo de personaje proletario de la cultura pop juvenil. Y lo capta en su propio universo efímero y  barato, concentrarse en el contexto en el que se inicia y trabajándolos como creaciones americanas de la Nueva York de los setenta.

Recopiló información, entrevistó y se documentó con fotografías de la época para poder dibujar con exactitud el ambiente, los peinados y las vestimentas de los raperos. A la hora de dialogar con los personajes, indagó sobre hechos puntuales que influyeron en la creación de este género musical, y con una labor casi de naturaleza periodística, utilizó más de una fuente para poder representar esos momentos lo más verídico posible. Le dio a los dibujos la dinámica necesaria para también poder mostrar la actitud características de esa juventud, sus movimientos tan particulares, la jerga y la expresiones que utilizaban, y el modo de relacionarse, como la importancia que tenían las pandillas, que a la hora de mostrar la violencia que reinaba en los lugares que frecuentaban, satiriza las situaciones sin cubrirlo de tanto dramatismo.

FCBD2015-hiphop-013

Aparecen personajes importantes que influenciaron a la generación actual, como Dr. Dre, Run DMC, Beastie Boys, LL Cool J, etc. Pero también le da lugar y la jerarquía que se merece a Rick Rubin, recreando el nacimiento de su revelación con el hip hop, la juventud y el trabajo desde abajo tanto de DJ como de productor para otros músicos. Ed Piskor esquiva así que su obra se convierta en una enciclopedia, y la lleva por el camino de la ficción con una base bien documentada, y concentrándose en llevar información a la vez de entretener al lector, pero con sus propios diálogos en off para situarnos de manera correcta en el universo del rap. Aún en la actualidad se sigue publicando por la página Boin Boing los días martes. Fantagraphics Books ya lleva editado tres volúmenes en papel, los cuales se separan en años: 1970-1981, 1981-1983 y 1983-1984. No por nada en 2013 esta historieta ganó el premio Eisner, en la categoría Mejor Trabajo Inspirado en la Realidad.

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>